logo pianoarte y chino.JPG
                 ¿Porqué decimos afina tu piano, afina tu oído?​    El piano no es más que un mueble, más bonito, más feo, etc., pero cuando ponemos a una persona en él se convierte en una máquina que genera sonidos que van directamente a tu cabeza, que manda sensaciones que se graban, que diseña tu estructura cerebral y si pretendes que esas sensaciones sean de una determinada calidad, deberás tener un piano afinado, diría más, en condiciones aceptables de uso. La rotundidad de esta afirmación no admite comentarios como: si es un niño, ¿que sabe? o para lo que lo toca, era de mi tía o de un pariente que sabía de piano, era profesor u otra cosa. No nos damos cuenta del mal que hacemos al pianista. ¿te pondrías un pantalón de un desconocido o peor aún dejarías que tu hijo lo hiciera? ¿te secarías con una toalla de otra persona en un gimnasio? ​
 
    Esta sociedad busca excusas para una casa, para un coche o para un móvil pero recurrentemente y de forma consciente se olvida de las necesidades del estudiante de piano, se olvida que varían y que, aunque sea pequeño, tiene un criterio más cierto que el tuyo. ¿elegirías un coche para otro conductor profesional independiente de su edad? y en un piano ¿sabes algo más que lo que dice un blog o una página web que te capacite para elegir el piano de tu hijo?. Me alegraría que no necesitasemos decir esto pero tras una larga experiencia creo que está más vigente que nunca.